Los Dioses Olvidado del Hombre.

 

Desde que el hombre apareció en la faz de la tierra ya tenían ideas religiosas.  A pesar de llevar una vida nómada, aún así   adoraron todas manifestación creadora. Y convirtieron a  la tierra en un gran  santuario de dioses.

  El hombre quedó deslumbrado al ver la gran diversidad de vida que les ofrecía tan divina diosa.

Esta Gran Diosa, la Grandiosa Madre Tierra, además de alimentarlo podían disfrutar de las grandes maravillas que la tierra les ofrecía. 

También producía los minerales, los metales, árboles, agua.  Los impetuosos vientos perfumados por los delicados pétalos de las flores. Los cantares de la aves, alegre les recordaba  que un nuevo día llegaba. 

Las noches tambien presentan sus espectáculos, siendo su escenario el Dios cielo, con sus millares de ojitos que no dejan de parpadear. el gran dios Cielo,  coqueta diosa luna, y el deslumbrante dios sol.

A medida que el hombre iba descubriendo nuevos elementos naturales aparecieron mas dioses: como el dios fuego, el dios de la agricultura, el dios la lluvias, el dios de las montañas, del vientos entre otros.

En fin el hombre primitivo veía un dios en cada ser viviente, en todas las cosas que les rodeaba y hasta en aquellos elementos o fuerza naturales que les era adverso.  ejemplo: cuando  sentían las furias de los fenómenos naturales, como la  explosión de un volcán, terremoto, huracanes, rayos, truenos, relámpago, simplemente pensaban que los dioses estaban furiosos y que había que hacer algo para calmarlos.

EL HECHIZO DE UNA DIOSA

cuando los primeros hombres primitivo observó por primera vez el mundo natural que lo rodeaba, debió de ser impactante, quedaría deslumbrante, cautivado, pues donde quiera que mirase la tierra rebosaba de vida ¿ cual seria sus pensamientos? ¿sus emociones? al observar el cielo, el sol, la luna, las estrellas, la intensidad y profundidad de los bosque, repleto de diferentes formas de vida, las imponentes montañas, los valles, llanuras, la inmensidad y profundidad de los océanos, los ríos, lagos, lagunas. Pero también quedarían perplejos cuando cuando vieron que no solo habitan animales en el agua, y en los bosque que vivan tanto en la tierra como en las copas de los arboles, ademas cuando alzaba su vista al cielo, este estaba lleno de otras criaturas, pero con la diferencia que tenían el poder y la capacidad de volar.

el hombre primitivo al observar los grandes espectáculos que les brindaba la naturaleza, lleno de vida, magia, belleza y esplendor, quedó simplemente hechizado, el solo sabias que estaba ahí rodeado de tantas cosas hermosas, grandiosa y espectaculares. Pero al mismo tiempo les eran compleja, mágicas, extrañas, peligrosas y se podría decir, hasta misteriosas.

DE VENERAR A VENERADO

si damos una hojeada a la historia de la relación mística-religiosa que tenía el hombre primitivo y culturas antiguas con todos los elementos por el cual está formada nuestro planeta: aire, agua, tierra, plantas y animales, y el fuego.

El hombre primitivo llegó a sentir tanto respeto y admiración por la naturaleza, tan profundo llego hacer este sentimiento que despertó en el la admiración, respecto, adoración a tal grado que llegó a rendirles culto mágico-religioso, a esta Gran Diosa, La Grandiosa Madre Tierra. Ya que esta rebosaba de vida, magia, belleza y esplendor.

Al hombre adorar, venerar y rendirle vehemente culto a los diferentes elementos de la naturaleza dio origen a las primeras manifestaciones religiosas, creando así todo un mundo divino. con este mundo divino nacen también, ritos-mitos- leyendas.

como el hombre primitivo no conocía dioses espirituales ( ni cristianismo, ni judaísmo, ni islamismo, protestantismo, ni calvinismo, ni budismo) entre otros. Ni dioses materiales hecho de estatua: ya sea de piedras, bronce, oro, yeso madera o de lo que sea

 

Pero nunca se imaginó el hombre primitivo, que mantener una relación con la tierra de respeto, admiración, adoración-temor. De rendirles culto a todos los elementos por los cuales está formada la vida y crear en la tierra un santuarios de tantos dioses divinos, estaba despertando a unos de los dioses mas terrorífico, despiadado, mortífero y letal, el mas poderoso de todos los tiempos “EL HOMBRE”. El cual llevaría su divinidad y poder a otro grado de perversión y terror.

El hombre convertido en Dios unos otros en su representante, que no se sabe en qué momento de su historia tomaron tan siniestra decisión. Decisión, que habría de estremecer la simiente misma, no solamente de su propia especie, sino de todas las criaturas viviente sobre la faz de la tierra.

El hombre convertido en un “Dios todopoderoso que todo lo oye y lo ve” la suerte de Nuestra Gran Diosa, La Grandiosa Madre Tierra, quedó sellada para siempre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *